Química

Fabricación del papel

Publicado por Ángeles Méndez

Para hablar de la fabricación del papel, es necesario empezar hablando de la pulpa del papel o pulpa de celulosa, que es la sustancia en la cual se basa la fabricación del papel. La composición de la pulpa se encuentra basada en la madera, y hay varios tipos de procedimientos de producción según los diferentes productos de los que se parta, que pueden ser por ejemplo las fibras no leñosas entre otros. Dependiendo del tipo de papel que queramos conseguir, utilizaremos una u otra pulpa.

papel

La pulpa después de ser obtenida debe pasar diferentes procesos hasta llegar a servir para la fabricación del papel. Un proceso clave es el blanqueado de la pulpa, siempre que, lógicamente, necesitemos este paso para el tipo de papel que deseamos obtener. En este procedimiento, eliminamos las sustancias que dan color a la pulpa, y además conseguimos la composición deseada en cuanto a cantidad de los diferentes productos de la que se compone, por ejemplo la cantidad de lignina, o restos orgánicos. Existen diferentes métodos de blanqueo, pero el más convencional y antiguo, es el proceso de decoloración natural de la tela al someterla a la exposición solar. Hoy en día se realiza a través de métodos que no debilitan la materia prima, hecho que sucedía con el método anteriormente mencionado.

Después de obtener la pulpa de papel siguiendo los procedimientos adecuados para la fabricación de cada uno de los tipos de papel que se desee, viene la etapa de fabricación del papel propiamente dicho, la cual consiste en llegar a formar láminas de papel, partiendo de la pulpa que en este paso se trata de una suspensión acuosa formada por fibras. Estas placas o láminas de papel deben de poseer unas resistencias mecánicas previamente definidas, que consistirán en diferentes resistencias, ya se hable del doblamiento, el rozamiento, la rotura, etc.

Este proceso se lleva a cabo de forma continuada, a través de una máquina que recibe como alimento a la pulpa y otras sustancias como diferentes aditivos, dando como resultado unos rollos de papel que cuentan con las características que deseamos.

Cada uno de los tipos de papel que se consiguen fabricar, se hacen en una maquinaria diversa, así por ejemplo, las máquinas de papel con finalidad sanitaria, es decir, pañuelos de papel o papel higiénico entre otros, es bastante diversa a las maquinarias que realizan la fabricación de los papeles para los diarios o periódicos, pues los procedimientos de producción se encuentran dirigidos y optimizados para un producto concreto en cada caso.

Existen numerosas variables a tener en cuenta, que van desde la composición con la que cuenta la materia prima, hasta el tamaño que posee la maquinaria necesaria, pasando por todo modo de equipamiento para la producción o el nivel de autonomía y automatización del proceso.

Las máquinas que fabrican el papel y también el cartón, siguen procedimientos similares. Cuentan con un total de siete partes o secciones distintas y bien diferenciadas; estas son la cabeza de la máquina, la parte húmeda o de mallas, la parte de prensa, la parte de secado, el estucado, el calandrado y la parte de encolado.

En el proceso, para iniciar se hacen bombear las materias primas (fibras y adictivos) que vayamos a usar, junto con un altísimo porcentaje en agua. Todo ello pasa primeramente por la cabeza de la máquina, la cual da alimentos de manera continua a la parte de las mallas, que se trata de una cinta elástica y bastante larga. En esta parte del proceso, el agua se escurre y pasa por los agujeros o huecos que tiene la malla, llevando consigo finas fibras. Así se perderá la gran parte de la parte acuosa con la que cuenta la pulpa. Al final del paso por la malla, la pulpa pasa a ser una hoja de papel húmeda y frágil.

Seguidamente pasamos a prensar la hoja, a través de unos cilindros, y posteriormente se pasa a la parte de secado, donde a través de la succión, se va secando la lámina de papel, que acto seguido será calentada y secada gracias al vapor, con la finalidad de terminar de secarla. La parte de calandrado que viene a continuación consiste en mejorar la calidad del papel, alisando su superficie y lustrándolo. En el estucado, también se cambian las características propias que trae la lámina de papel, haciendo que sea más blanca y mejore para la impresión. Para conseguir incrementar la resistencia del papel, se suele dar una masa de encolado, que se encuentra constituida principalmente por almidón.

Cuando ya se han formado y pasado por todos los procesos de la maquinaria, las bobinas de papel son enviadas a diferentes fábricas papeleras, donde serán convertidas en los diferentes productos: cartón, papel de diferentes tipos para papelería, papel higiénico, etc.

note-and-pen-1429039-m

Categorías: compuestos químicos, Química Ambiental, química industrial