Química

Níquel

Publicado por Ángeles Méndez

El níquel es un elemento químico metálico de color blanco plateado, más bien poco reactivo. A menudo el chapeado con éste elemento se utiliza para la protección del hierro. Sus números de oxidación son +2 y +3. La gran mayoría de los compuestos complejos del níquel poseen una geometría octaédrica, aunque algunos sean tetraédricos e incluso cuadrados, siendo este tipo muy poco común entre los compuestos metálicos de transición de este periodo (periodo 4).

El Níquel, cuyo símbolo es Ni, posee un número atómico de 28, y una masa atómica de 58.71. Es un metal duro y maleable a la vez. Posee un total de siete isótopos de tipo radiactivo cuyas masas atómicas son 56, 57, 59, 63, 65, 66, y 67.

La gran parte del níquel que se utiliza en la industria se emplea en aleaciones como las del acero inoxidable, siempre aleaciones que se caracterizan por ser resistentes a la corrosión. También se ha utilizado mucho como sustitutivo de otros elementos como la plata, en la fabricación de monedas.

Es un elemento considerablemente abundante, pues conforma cadi un 0.008% de la corteza de la Tierra, y también se encuentra presente en algunos meteoritos, y se cree que haya grandes cantidades en el núcleo terrestre. Incluso lo podemos encontrar presente en pequeñas cantidades en plantas o animales, así como en el mar, el petróleo y el carbón.

El níquel forma compuestos de tipo simple y sales, además de una cierta variedad de compuesto de coordinación, también llamados complejos. La gran parte de éstos compuestos poseen coloraciones azuladas o verdes, debido a la hidratación o a la unión de los ligandos al metal en cuestión.

La extracción del níquel de sus compuestos es una tarea compleja que da como resultado un níquel impuro; sin embargo, para la extracción del níquel de los demás metales, como por ejemplo el cobalto o el hierro entre otros, existen dos alternativas posibles. Una de ellas es un proceso de tipo electrolítico en el cual se da la formación de ánodos de níquel impuro, y, usando soluciones de sulfato y cloruro de níquel como electrolitos, se almacenan níquel al 99.9% de pureza en el cátodo. El otro procedimiento usa la reacción química de tipo reversible conocida bajo el nombre de “proceso Mond”. En dicha reacción, el níquel metálico se hace reaccionar a una temperatura de 60ºC con monóxido de carbono gas, para formar un gas carente de color, el tetracarboniloníquel (0), con fórmula, Ni ( Co)4.

Ni (s) + 4 CO ( g) → Ni ( CO)4 ( g)

Dicho compuesto es altamente tóxico, y al calentarse por encima de los 200ºC, el equilibrio anterior se desplaza en dirección contraria, depositándose níquel metálico con una pureza de alrededor de 99.95%.

El níquel se encuentra en el ambiente en pequeñas cantidades, y las personas lo utilizamos en diferentes aplicaciones, sobretodo añadido al acero u otros tipos de productos metálicos, por lo que también es ampliamente utilizado en la industria de la joyería. Los alimentos que ingerimos en nuestra dieta cotidiana también poseen pequeñas cantidades de níquel, siendo el chocolate y las grasas los alimentos que más cantidades tienen de éste. Los niveles de níquel son mayores en plantas que proceden de suelos contaminados, pues éstas tienden a acumularlo. Además es patente que los fumadores poseen un alto grado de exposición a dicho metal. Es un elemento esencial para el humano, pero en pequeñas cantidades, pues puede llegar a ser dañino para la salud, pudiendo provocar problemas respiratorios, mareos, cánceres, sobretodo de pulmón, nariz, laringe…, malformaciones en reciénnacido, asma, alergias (sobretodo de tipo cutáneas al exponerse el elemento a la piel), problemas de corazón, etc.

Categorías: elementos químicos