Química

Fitoesteroles – Mecanismo de Acción

Publicado por Mónica González

A pesar de las semejanzas estructurales en relación al colesterol, los fitoesteroles y estanoles son diferentes en cuanto a su utilización por el organismo. Heinemann et al. observó una reducción del 50% en la absorción del colesterol con la utilización de fitoesteroles, así como una reducción del 85% con el uso de fitoestanol.

Ademas de esto, Becker et al. verificó que existió un aumento en la excreción fecal de colesterol luego de la utilización de estas substancias, donde 1,5 g/diario de sitostanol aumentó la excreción fecal de esteroles totales en un 88% en tanto que el sitosterol en 6 g/diario, aumentó en 45%.

La diferencia en las tasas de absorción entre esteroles y estanoles varía de acuerdo con el tamaño de la cadena carbónica y con el grado de saturación. Con relación al tamaño de la cadena, las mayores estructuras presentan menor absorción, debido a la mayor hidrofobia de estos compuestos.

Comparando estas diferencias se verifica que, en tanto la absorción de colesterol (de 27 carbonos) varía entre 20 y 80% del ingerido, los fitoesteroles campesterol (de 28 carbonos) y sitosterol (de 29 carbonos) son absorbidos en torno de 15% y 1,5 a 5% respectivamente.

Con relación al grado de saturación, la absorción es menor en compuestos saturados. Los fitoestanoles por tanto, son los compuestos que presentan las menores tasas de absorción, pues además de ser saturados, asumen estructuras con 28 o 29 carbonos. El sitostanol es absorbido en el orden de 0 a 3% y el campestanol presenta niveles igualmente bajos de absorción.


Los fitoesteroles son potencialmente tan aterogénicos cuanto el colesterol, pero la aterogénesis difícilmente sucede debido a la menor absorción de los fitoesteroles, manteniendo los niveles séricos entre los 0,3 y 1,7 mg/dL.

La aterogénesis secundaria y absorción maciza de estos compuestos solo sucede en la presencia de fitosterolemia, un desorden autosómico recesivo raro cuyos valores séricos de fitoesteroles exceden los niveles de normalidad.

La acumulación sanguínea de fitoesteroles principalmente el β-sitosterol, campesterol,  estigmasterol y avenosterol, favorece la aparición de arterioesclerosis coronaria y aórtica, así como los xantomas, artritis, hemólisis e infarto.

El defecto en las proteínas transportadoras ABCG8 y ABCG5 fue recientemente identificado como causa de esta hiperabsorción de fitoesteroles. El estudio de estas proteínas han permitido avances importantes en la comprensión de los mecanismos de transporte intestinal de los esteroles. La absorción del colesterol, fitoesteroles y fitoestanoles por los enterocitos es un proceso rápido. Se entiende actualmente que las proteínas transportadoras ABC son capaces de discriminar entre el colesterol y otros esteroles, siendo las responsables por el transporte reverso de las moléculas de fitoesteroles para el lumen intestinal.

Investigaciones utilizando animales transgénicos dan soporte a la hipótesis de que la discriminación ocurre en el eflujo de estos compuestos para el lumen intestinal y para la bilis. Animales genéticamente modificados hacia las proteínas ABCG5 y/o ABCG8 hiperabsorben no solo el colesterol sino también los fitoesteroles. Investigaciones recientes, en ratones, buscando la evaluación de las tasas de captación intestinal, absorción, discriminación y excreción biliar de esteroles marcados, refuerza la hipótesis de eflujo selectivo de esteroles como el principal componente que favorece mayor absorción para la corriente sanguínea del colesterol en relación a los fitoesteroles.

Categorías: compuestos químicos, elementos químicos, Propiedades, Química Orgánica, Reacciones químicas