Química

Cromatografía

Publicado por Ángeles Méndez

La cromatografía es una técnica muy utilizada en diferentes áreas de la ciencia, pues permite la separación de los distintos componentes de una mezcla gracias a dos efectos contrarios que gobiernan la técnica, estos son:

  • La retención: es el efecto que se ejerce sobre los componentes de una mezcla por medio de una fase estacionaria, la cual puede ser de naturaleza sólida o un líquido que se encuentre anclado en un soporte sólido.
  • Desplazamiento: Es el efecto que se ejerce sobre los componentes de una mezcla por la fase móvil, la cual puede ser de naturaleza líquida o gaseosa.

Para realizar la cromatografía, la mezcla que se desea separar se coloca sobre la fase estacionaria, y la fase móvil atravesará el sistema arrastrando y desplazando a los distintos componentes a distintas velocidades, esto dependerá de la magnitud de las interacciones relativas con ambas fases.

Cuando se repiten sucesivamente las operaciones principales de retención y desplazamiento a lo largo del soporte o sistema de la cromatografía, tendremos como resultado la separación de la mezcla original.

El fenómeno que hace referencia a la migración de los distintos componentes de una mezcla a lo largo de la fase estacionaria, empujada por la fase móvil, se le conoce con el nombre de elución.

La cromatografía se puede usar también, además de para separar, para conocer el número de componentes que tiene la mezcla para poder posteriormente identificarlos a través de la comparación de diferentes patrones (cromatografía analítica). Como ya habíamos comentado, se usa principalmente para la separación de mezclas, ya sean estas a pequeña o gran escala, además de cómo método para purificar, conocido como cromatografía preparativa.

Existen diferentes tipos de cromatografías, las cuales se diferencian y dependen de las fases estacionarias (ya sea sólida o líquida), así como de la fase móvil (ya sea líquida o gaseosa), así podremos diferenciar diferentes tipos de cromatografía, donde sus nombres indican la naturaleza de las diferentes fases que la forman:

  • Cromatografía sólido-líquido: donde la fase estacionaria es un sólido y la móvil un líquido.
  • Cromatografía líquido-líquido: donde la fase estacionaria es un líquido que se encuentra anclado en un soporte sólido y la fase móvil es un líquido también.
  • Cromatografía líquido-gas: La fase estacionaria es un líquido de tipo no volátil que se encuentra impregnado en un sólido y la fase móvil es un gas.
  • Cromatografía sólido-gas: donde la fase estacionaria es un sólido y la fase móvil, como su nombre indica, es un gas.

 

 

Por otro lado, dependiendo del tipo de interacción que se consiga establecer entre los componentes de la mezcla, la fase móvil y estacionaria, podemos hablar de:

  • Cromatografía de adsorción: donde la fase estacionaria es un sólido de tipo polar, el cual es capaz de absorber a los diferentes componentes de la mezcla a través de interacciones polares.
  • Cromatografía de partición: donde la separación se basa en las diferentes solubilidades de los componentes que conforman la mezcla en las distintas fases estacionarias, y móviles, que en este caso, son ambas líquidas. Cuando la fase estacionaria es menos polar que la fase móvil, esta se llamará cromatografía en fase inversa.
  • Cromatografía de intercambio iónico: La fase estacionaria es un sólido que tiene anclados distintos grupos funcionales fijos ionizables, cuyas cargas se encuentran contrabalanceadas por distintos iones móviles que pueden ser intercambiados por los iones presentes en la fase móvil.

 

 

Según el tipo de soporte utilizado en la técnica, en la fase estacionaria, podemos establecer otra clasificación:

  • Cromatografía en columna: donde el absorbente se coloca en el interior de una columna de cristal.
  • Cromatografía en capa fina: donde una capa de absorbente con un espesor uniforme se coloca en una placa de vidrio, o también de otros materiales como el aluminio o plástico.

 

Categorías: compuestos químicos, General