Química

Polímeros

Publicado por Ángeles Méndez

El concepto “polímero” hace referencia a la propiedad de la materia a nivel molecular. Los polímeros son moléculas de tamaño grande que generalmente forman largas cadenas, las cuales son bastante flexibles. Un polímero es una sustancia de una masa molecular elevada que se compone por un alto número de pequeñas partes conocidas como monómeros, que son las unidades estructurales que se suceden repetidamente a lo largo de la cadena del polímero. La naturaleza de los polímeros se descubrió por el químico H.Staudinger, el cual acuño el término macromoléculas para hacer referencia a todas las sustancias. El estudio de las estructuras moleculares y las propiedades de las macromoléculas hizo merecedor a este científico, del premio Nobel de Química en el año 1953.

Haciendo hincapié en las propiedades de los polímeros podemos clasificarlos en: fibras, elastómeros y plásticos.

  • Las fibras, son polímeros que se encuentran orientados de una determinada manera y poseen capacidad de formar hilos, cuya característica es la resistencia. Ejemplos de fibras naturales son el algodón, la seda o la lana; en cuanto a las fibras artificiales podemos destacar el nailon o el poliéster. Las fibras artificiales tienen como característica su ligereza, pero absorben menos la humedad, aunque son muy resistentes frente a los agentes químicos, consiguiendo arrugarse menos que las fibras textiles naturales.
  • Los elastómeros, poseen la característica propiedad de poder alargarse cuando se deforman debido a la acción de una fuerza y consiguen recuperar su forma inicial una vez que la fuerza aplicada baje su intensidad. Un elastómero natural son las gomas; en cuanto a los elastómeros artificiales podemos destacar el neopreno o algunas siliconas.
  • En el caso de los materiales plásticos, podemos destacar sus propiedades, las cuales son intermedias entre los elastómeros y las fibras; se trata de unos polímeros de tipo sintético que pueden ser moldeados con cierta facilidad en el proceso de elaboración.

A los polímeros también los podemos clasificar según el comportamiento que presenten frente al calor. Así podemos distinguir entre polímeros termoplásticos o polímeros termoestables.

Los materiales considerados termoplásticos son aquellos que pueden fundirse y moldearse repetidas veces sin llegar a verse alteradas o perdidas sus propiedades iniciales.

Los plásticos de tipo termoestables solamente pueden ser moldeados inmediatamente después de ser fabricados, al final del proceso de preparación. Cuando dichos materiales sufren un calentamiento, mantienen su forma inicial sin deformarse, pero en cambio, si la temperatura es muy alta, éstos pueden llegar a degradarse incluso. Un ejemplo de este tipo de plásticos pueden ser algunas resinas como la conocida baquelita.

Los polímeros sintéticos, se preparan a través de diferentes procesos. La polimerización es la unión de distintos monómeros a través de enlaces de tipo covalente. Básicamente hay dos procesos de preparación de dichos polímeros: la polimerización por adición y la polimerización por condensación.

La polimerización por adición se consigue a través de la unión consecutiva de unidades monoméricas, siendo el resultado de una organización de enlaces que se provocan entre dichas unidades.
La polimerización por condensación se forma por las reacciones de condensación que tienen lugar entre los distintos monómeros. En las reacciones de condensación, dos de las moléculas participantes se mezclan para formar y perder otra molécula de menor tamaño, con presencia de agua, alcoholes, HCl, etc.

Categorías: compuestos químicos, Enlaces químicos