Química

Inicio elementos químicos Propiedades del potasio

Propiedades del potasio

Publicado por Ángeles Méndez

El potasio es un elemento perteneciente al primer grupo de la tabla periódica de los elementos, es decir es un metal alcalino. Su símbolo es K y posee un número atómico de 19. Tiene un característico color blanco-plata, y es muy frecuente encontrarlo en la naturaleza, sobretodo relacionado con ciertos minerales o incluso con el agua salada. Además el potasio, es un elemento químico esencial para nuestras vidas.

El potasio se oxida con facilidad, de hecho, se oxida de forma rápida al contacto con el aire, cosa que lo convierte en un elemento bastante reactivo, sobretodo con el agua (como ocurre con el sodio, otro elemento de su grupo).

Debido a la reactividad que presenta, este debe ser protegido del aire, previniendo su corrosión. Es frecuente mantener al potasio en un reductor como el queroseno para conservarlo. Al igual que ocurre con otros metales alcalinos, el potasio como ya se había mencionado, reacciona de forma brusca con el agua, produciéndose en dicha reacción, cantidades de hidrógeno. Dicha reacción es bastante rápida, y los productos de la reacción son permanentes, a menudo se utiliza solo o combinado con el sodio, a modo de NaK, con la finalidad de secar solventes en las destilaciones. Así podemos decir que el potasio es un disecante fuerte.

El potasio se presenta en la naturaleza como un elemento algo radiactivo pues contiene en torno a 0.012 % del isótopo del potasio 40, el cual es radiactivo. De hecho, una proporción considerable de la radiación que viene generada dentro de nuestro propio cuerpo, procedente precisamente de este isótopo, el cual tiene una vida media de 1.3 x 10^+9 años.

Industrialmente el potasio se extrae químicamente, pues la extracción en una celda electrolítica es muy peligrosa debido a la gran reactividad del metal. El proceso químico implica una reacción entre el sodio metálico y el cloruro de potasio fundida a unos 850ºC:

Na (l) + KCl (l) ↔ K (g) + NaCl (l)

A pesar de que el equilibrio se encuentre desplazado hacia la izquierda, a dicha temperatura el potasio está en estado gaseoso, es por ello que podemos utilizar el principio de Le Châtelier para dar un impulso a la reacción hacia la derecha.

Los metales alcalinos forman sales con una amplia gama de solubilidades, destacando las menos solubles, que son aquellas que poseen iones de tamaño más similar. De este modo, un anión bastante grande conforma sales menos solubles con los cationes de mayor tamaño del grupo I. Este concepto se hace válido para un anión que sea muy grande como puede ser el de hexanitritocobalto (III), [Co (NO2)6]^3-. Las sales que forma con el litio y el sodio son solubles, en cambio, aquellas que forma con el potasio, así como con el rubidio y el cesio, son de tipo insolubles. Por lo tanto, si creemos que una solución contiene alguno de los dos iones, sodio o potasio, podemos usar la adición del ion mencionado, el hexanitritocobalto (III), para realizar el ensayo. La presencia del ion potasio se representa dando un precipitado color amarillo:

3 K^+ (ac) + [Co (No2)6]^3- (ac) → K3 [Co (NO2)6] (s)

Otro anión que también es bastante grande como para ser utilizado en una prueba de precipitación con metales del grupo de los alcalinos que sean más grandes, puede ser el ion tetrafenilborato, [B (C6H5)4]^- :

K^+ (ac) + [B(C6H5)4]^- (ac) → K [B (C6H5)4] (s)

Categorías: elementos químicos