Química

Inicio átomo, Conceptos Básicos, Leyes Químicas Variación de la Afinidad Electrónica o Electroafinidad

Variación de la Afinidad Electrónica o Electroafinidad

Publicado por Mónica González

Al recorrer un período de la izquierda a la derecha, el radio atómico disminuye. Con esto, la atracción que el núcleo ejerce sobre los electrones se torna mayor, lo que aumenta la afinidad electrónica.

A lo largo de los grupos, el radio atómico disminuye de abajo hacia arriba y por el mismo razonamiento, la electroafinidad aumenta en este sentido.

Los átomos de los halógenos, grupo (17 o VIIA) tienen grandes valores negativos de afinidad electrónica. De hecho, esos átomos reciben electrones con mucha facilidad y los aniones por ellos formados (F-, Cl-, Br-, I-)  tienen estabilidad muy grande.

En oposición, los átomos de los gases nobles (grupo 18 o VIIIA) tienen valores positivos de afinidad electrónica, revelando su dificultad en recibir electrones y formar aniones.

Existen átomos que a pesar de ya poseer todos sus propios electrones, pueden aún recibir electrones extras con mucha facilidad. Esa capacidad es conocida como afinidad por electrones o electroafinidad.

Átomos de elementos con alta electroafinidad, al recibir electrones extras, se transforman en iones negativos (aniones) bastante estables. Ya los átomos que no aceptan electrones fácilmente (o sea, de elementos con baja electroafinidad) forman aniones bastante inestables.

Afinidad electrónica o electroafinidad es la medida de la capacidad de un átomo en recibir uno o más electrones. Esa capacidad se refiere a átomos aislados (lo que ocurre en estado gaseoso).

La energía envuelta en la afinidad electrónica, puede ser medida en las mismas unidades del potencial de ionización. Generalmente la unidad utilizada es el electrón-volt.

El valor de la electroafinidad es, en la mayoría de las veces, negativo, mas allá que pueda ser positivo (al contrario del potencial de ionización, que es siempre positivo).

Cuanto más negativo el valor de la afinidad electrónica, mayor la facilidad del átomo para recibir uno o más electrones. Contrariamente cuando más positivo ese valor, mas será preciso “forzar” el átomo para que reciba electrones.

Tal como el potencial de ionización, la variación de afinidad electrónica en la tabla periódica tiende a ser contraria a la variación del radio atómico.

Categorías: átomo, Conceptos Básicos, Leyes Químicas