Química

Sulfato de sodio

Publicado por Ángeles Méndez

El sulfato de sodio, también conocido bajo el nombre de sulfato sódico, es un compuesto químico sin color, cristalino y de una óptima solubilidad en agua, pero mala en la gran parte de disolventes de tipo orgánicos existentes, menos en el caso de la glicerina.

Su fórmula química molecular es Na2SO4, y su nombre según la IUPAC es sulfato (VI) de sodio. Su masa molecular es de 142,04 g por mol, y cuanta con una densidad bastante alta (884ºC), la cual baja considerablemente cuando la sustancia se encuentra hidratada (decahidratado .10H2O) ( 32ºC).

Cuando el sulfato de sodio se encuentra hidratado ( Na2SO4.10H2O), se consigue disolver en agua a través del enfriamiento de ésta gracias al efecto de entropía, en cambio, cuando la sal de sulfato de sodio no se encuentra hidratada, desprende energía, es decir, es exotérmica cuando se hidrata y seguidamente se disuelve. Cuando se ha enfriado una solución de este tipo que se encuentre saturada, suele verse una sobresaturación, es decir, se ve la disolución con más cantidad de sal disuelta de la que podría admitir.

El sulfato sódico anhidro posee propiedades del tipo higroscópicas, es decir, tiene la capacidad de conseguir absorber la humedad de su entorno, por lo cual, a menudo se utiliza esta sustancia a modo de desecante en la industria o en los laboratorios químicos. También se utiliza como aditivo para la producción del vidrio, o en la producción de la celulosa.

Suele añadirse sulfato de sodio a los detergentes que se presentan en polvo, con el fin de mejorar sus características mecánicas, pudiendo influir notablemente en el peso total del producto. Esta sustancia química se usa a menudo como desinfectante, pero debido a que puede causar irritación, se limita su uso. Posee usos en el campo de la toxicología, donde actúa como acelerador catártico para el transito del intestino, el cual administrado junto a carbón activado, consigue bajar la cantidad de absorción por parte de los intestino de las sustancias tóxicas que hayan podido ser ingeridas.

En la actualidad, la gran parte del sulfato de sodio que se produce procede de las minas del mineral glauberita , además de los lagos de tipo salados. Las principales zonas de producción son China, seguido de España, donde podemos encontrar el yacimiento más grande a nivel mundial del mineral glauberita. El sulfato de sodio también puede obtenerse a través de diferentes procedimientos industriales, a modo de subproducto, donde es neutralizado con H2SO4 con bases sódicas.

El sulfato sódico o de sodio, forma una parte esencial en los minerales que se encuentran en la mayoría de las aguas conocidas como aguas minerales, a las cuales aporta sus propiedades como astringente. El químico alemán Johann Rudolf Glauber, lo encontró en las aguas minerales en el siglo XVII, empezando su producción partiendo del cloruro de sodio (sal) y el H2SO4 de tipo concentrado, entre la década de entre 1650-60. Este hecho, es bastante importante, pues es considerado como el comienzo de lo que hoy conocemos como la industria química. Por este procedimiento y comienzo de producción, a menudo al sulfato de sodio se le conoce como sal de Glauber.

En los análisis, podemos conocer la presencia de sodio a través de la luz amarilla que desprende cuando se produce llama. En cambio al sulfato lo podemos analizar a partir de la precipitación con el BaSO4.

Categorías: compuestos químicos, Química Inorgánica