Química

Inicio General, química analítica Electroforesis capilar

Electroforesis capilar

Publicado por Ángeles Méndez

La electroforesis capilar, es una técnica instrumental que se utiliza en la química para la separación de distintas moléculas que se encuentren incluidos en una misma disolución. La separación se produce en un tubo vacío de pequeño diámetro, de manera que es precisamente de ahí de donde toma su nombre, ya que el tubo es a modo de capilar, dentro del cual se colocarán las moléculas que deben ser separadas, también llamadas, analitos, así como el tampón o el electrolito que producirá hará posible la conducción de la corriente.

La electroforesis convencional fue y continúa siendo de gran utilidad; pero sin embargo, este tipo de separación electroforética es altamente laboriosa, así como lenta y de difícil automatización, no proporcionando además, resultados cuantitativos precisos. La investigación, así como la aplicación de la electroforesis llevada a cabo en capilares creció de gran manera durante la segunda mirad de los años ochenta, hecho que estuvo unido a la aparición de diferentes instrumentos comerciales.

La electroforesis capilar da lugar a una separación de volúmenes de muestra que son considerablemente pequeños, que van del 0.1 a los 10 nl, que contrasta con la electroforesis convencional en la cual se emplean volúmenes de muestra que vienen medidos en orden de microlitros. La separación por electroforesis capilar, además es bastante rápida y de elevada resolución. Además, las especies que se separan eluyen de uno de los extremos del capilar, pudiendo usarse detectores cuantitativos como los utilizados en HPLC, en el lugar de las técnicas, a menudo incómodas, de coloración utilizada en la electroforesis capilar.

La separación por electroforesis capilar se lleva a cabo a través de la relación existente entre la masa y la carga de las distintas moléculas participantes. Para que esto sea factible, debemos aplicar un diferencial de potencial, de unos 100 a unos 500 V/cm. Ambos extremos el capilar harán que las moléculas se muevan de un lado al otro, lo que se conoce como movilidad electroforética, de manera que puedan ir separándose entre sí. También dentro del capilar, cabe mencionar otro fenómeno que tiene lugar, es el caso del flujo electroosmotico, que se produce debido a la carga que posee la superficie interna del capilar. Dicho flujo es el mismo a lo largo de todo el capilar, por lo que afecta de igual manera a todas las moléculas, haciendo que estas se vean arrastradas hacia uno de los extremos. De esta manera la separación se verá influenciada por el flujo electroosmótico y por la movilidad electroforética de cada uno de las moléculas participantes en el proceso.

La eficacia del proceso, así como la velocidad, pueden verse mejorados a través de la optimización de los distintos factores, como pueden ser la temperatura o el voltaje, el disolvente donde se disuelve la muestra, etc. Por lo general se consiguen tiempos de análisis más bien bajos, al compararlos con otros tipos de técnicas de separación, como puede ser la cromatografía de gases o líquidos. También el consumo de nuestra muestra y reactivos es bastante menor, por lo cual se puede considerar como una técnica limpia. Es una técnica bastante versátil, pues puede ser utilizada para separar cualquier muestra de compuesto.

Categorías: General, química analítica