Química

Inicio Gases Efectos del monóxido de carbono

Efectos del monóxido de carbono

Publicado por Ángeles Méndez

El monóxido de carbono es un gas inodoro e incoloro, extremadamente venenoso debido a la ran afinidad que posee por la hemoglobina, siendo ésta unas 300 veces mayor que la afinidad que posee la hemoglobina de la sangre por el oxígeno, por lo cual, es suficiente una mínima concentración de CO (monóxido de carbono) en el aire para impedir la absorción del oxígeno a los pulmones, así pues, su toxicidad se debe a la formación de un compuesto de carácter estable con la hemoglobina que provoca la inhibición de éste como agente portador de oxígeno en la respiración. El CO es capaz de desplazar al Fe (II) del grupo hemo de la hemoglobina en la sangre.

Sin oxígeno continuamente llegando a nuestro cerebro, se pierde conciencia y se produce la muerte, a no ser que se reanude el suministro de hemoglobina de la sangre oxigenada.

Como dato curioso podemos decir, que hoy en día se sabe que el CO es una molécula mensajero para algunas neuronas de nuestro cerebro, así que en cierto modo es necesario, eso sí, en cantidades ínfimas, para el correcto funcionamiento de nuestro cerebro.

El enlace entre  el carbono-oxígeno del CO es muy corto.

El monóxido de carbono se produce siempre que cualquier compuesto que contenga carbono (incluido el propio carbono), se quema en una cantidad de oxígeno que sea insuficiente como para llevar a cabo la combustión completa:

2C (s)  + O2 (g) → 2 CO (g)

En el laboratorio se puede obtener gas en estado puro al calentar ácido metanoico (fórmico) con ácido sulfúrico concentrado. En dicha descomposición el ácido sulfúrico actúa como agente deshidratante:

HCOOH (l)  + H2SO4 (l) → H2O (l) + CO (g) + H2SO4 (ac)

El monóxido de carbono es altamente reactivo, una de las reacciones más comunes es la formación de CO2, donde el CO arde con llama azul para dar dióxido de carbono:

2CO (g) + Cl2 (g) → COCl2 (g)

El COCl2 que se forma, es decir, el cloruro de carbonilo, o también conocido como gas fosgeno, es recordado como uno de los principales gases utilizados durante la guerra, pero realmente este gas se fabrica a millones de toneladas en la industria cada año, pues es muy útil como materia prima para llevar a cabo la síntesis de diversos compuestos químicos importantes, como por ejemplo los policarbonatos que son de gran uso como materiales de resistencia transparentes y de baja densidad.

Cuando al Co se le hace pasar por azufre caliente, se procederá a la formación de un compuesto conocido como sulfuro de carbonilo, COS, que hoy en día es un fungicida muy prometedor, pues parece tener pocos riesgos.

CO (g)  + S (s) → COS (g)

En cuanto a las propiedades físicas del monóxido de carbono, podemos decir que son muy parecidas a las del nitrógeno, e incluso a las estructuras electrónicas de ambas moléculas, pues en ambas hay un enlace de tipo σ y dos de tipo π, diferenciándose en que en la molécula de CO, los electrones de uno de los enlaces deben ser forzosamente aportados por el oxígeno.

Categorías: Gases