Química

Inicio Química Ambiental El agua de mar

El agua de mar

Publicado por Ángeles Méndez

El agua del mar representa una cantidad de 97.2 % de toda el agua presente en la Tierra. La enorme capacidad del agua para ser usada como disolvente, junto con el ciclo hidrológico, da lugar al acumulamiento en el agua de mar de un gran número de sustancias de tipo soluble, sobretodo iones. Entre dichas sustancias se ven destacadas los cationes como pueden ser el Na^+, Mg^2+, K^+, etc., y algunos aniones como por ejemplo el Cl^-, HCO3^-, aunque en menor concentración que otros, es consecuencia de la disolución provocada por el CO2 en el agua.

Tabla de concentraciones medias (g/l), y pH de agua de  mar y lluvia:

Agua de mar Lluvia
Na^+ 10.556 0.0019
Mg^2+ 1.272 0.00028
Ca^2+ 0.400 0.00008
K^+ 0.380 0.00003
Cl^- 18.980 0.0039
SO4^2- 2.649 0.00058
pH 8.2 5.7

La concentración de iones que se encuentran disueltos en el agua de mar (indicados en la tabla anterior), suelen permanecer bastante constantes debido al aporte continuado de agua dulce y también a la precipitación de compuestos sobrepasan la máxima solubilidad permitida. Sin embargo, debido a los desechos industriales que son vertidos indiscriminadamente, como los desechos procedentes del hombre, los fertilizantes, insecticidas, vertidos de petróleo, etc. Afectando muy negativamente tanto a la vida animal, como a la vida vegetal, siendo esta última muy importante para la composición del agua marina. Es por ello que debemos de intentar por todos los medios frenar y así reducir dicha contaminación, pues los océanos no poseen la capacidad para autopurificarse de manera ilimitada.

En el agua marina se acumula un gran número de compuestos químicos, sobretodo sales solubles. De ellas, la sustancia que más abunda es el cloruro de sodio, el cual puede obtenerse por extracción con una simple evaporación. La concentración elevada de sal en el agua de mar hace que ésta sea no apta para el consumo humano u otros fines domésticos, es así por lo que en muchas zonas se realiza el proceso de desalinización, que consiste en la eliminación de las sales del agua. Dicha operación posee ciertos inconvenientes, entre otros el gran coste, pero por otro lado es una solución útil en zonas costeras, áridas, que gracias a los constantes avances tecnológicos y a la utilización de plantas conocidas como de cogeneración, que hacen que se abaraten los costes.

La desalinización, está basada en la destilación, la cual permite la separación del agua de las sales contenidas en ella. Dicho proceso consiste en poder evaporar el agua marina y así provocar la condensación del vapor de agua pura. La operación desalinizadora se utiliza ampliamente desde los años sesenta, a pesar de tener el inconveniente del gran gasto energético necesario para hacer pasar el agua de estado líquido a gaseoso, que después de la condensación permite la recuperación del agua que se encuentra libre de sales.

La desalinización por ósmosis inversa, ha tenido un gran auge en los últimos años, debido a su versatilidad y sobretodo por la reducción de los costes energéticos. El proceso de la osmosis inversa es de tipo natural, donde el agua pasa a través de la membrana semipermeable, hasta la disolución que contiene mayor concentración de sales.

Dicho  proceso es reversible, pues puede invertirse aplicando una presión externa de manera que sea posible conseguir un caudal de agua desalinizada partiendo de agua de mar.

Categorías: Química Ambiental