Química

Radioquímica

Publicado por Mónica González

La radioquímica es la división en química que se encarga de los fenómenos reactivos químicos usando prácticas radioactivas.

En ella se utilizan isótopos de carácter radioactivo para fijar el mecanismo y ramificación de las reacciones químicas, analizándose el decaer radioactivo de los reactivos, productos e intermedios reactivos.

Las técnicas usadas en la disciplina tienen aplicaciones muy amplias yendo desde la bioquímica, hasta la arqueología.

Actualmente, las palabras como radiación y radioactividad dejan a todo el mundo preocupado, causan temor, parece que su nombre fuera sinónimo de algo malo.

Lo que sucede, en verdad, es que existe una gran ignorancia de las personas sobre el asunto y un sensacionalismo de los medios, agravado por las películas de ficción en que estos fenómenos son responsables por los más extraños monstruos mutantes.

Pero tanto la radiación cuanto la radioactividad son fenómenos naturales y convivimos con ellos desde el surgimiento del hombre en la Tierra.

Radiación

En un sentido amplio, radiación es todo lo que es irradiado (enviado en forma de rayos) por algún lugar. Así, la luz que viene del Sol es una forma de radiación, de la misma forma que la luz de una lámpara y las ondas de radio.

La radiación puede ser de dos tipos: particulada (por partículas) u ondulatoria (por ondas). La luz del sol, volviendo a nuestro ejemplo, es una radiación por ondas ya que la luz es una onda electromagnética.

Cuando vamos a la playa, estamos siendo irradiados por le Sol, estamos entonces sometiéndonos a la radiación solar.

Radioactividad

Radioactividad es la emisión espontánea de radiación por los núcleos de los átomos de determinados elementos. Percibe que hablamos en radiación espontánea, o sea, independiente de estar encendido o apagado. Un aparato de rayos X emite radiación cuando está encendido, pero si lo apagamos, la emisión cesa. El aparato de rayos X no es, por tanto, radioactivo, más allá que emita radiación.

Porque un núcleo es radioactivo

Cuando un núcleo de un átomo tiene exceso de partículas o carga o mucha energía, puede tornarse inestable. Si esto sucede, buscará alcanzar la estabilidad emitiendo algún tipo de radiación.

La radiación puede ser en forma de partículas o por ondas electromagnéticas.

El decaimiento alfa

La emisión de una partícula alfa por el núcleo del átomo es llamada de decaimiento alfa. Una partícula alfa contiene dos protones y dos neutrones y de esa forma, luego de un decaimiento alfa, el núcleo tiene su número de protones disminuido en dos unidades y su masa atómica disminuida en cuatro unidades. Como lo que caracteriza un elemento es el número de protones de su núcleo (número atómico), al emitir una partícula alfa, el elemento se transforma en otro ya que ese núcleo fue alterado.

El decaimiento beta

Así como el decaimiento alfa, el decaimiento beta también emite una partícula. La partícula beta es resultado de la transmutación de un neutrón en protón. Como consecuencia, el número de protones aumenta en una unidad y la masa atómica permanece igual.

Como hubo alteración en el número de protones (número atómico), el elemento también se transforma en otro luego de un decaimiento beta.

El decaimiento gamma

Al contrario de alfa y beta, el decaimiento gamma no emite partículas y si, ondas electromagnéticas llamadas rayos gamma. Como no existe emisión de partículas, ni el número atómico ni la masa atómica sufren cambios y no hay transformación de un elemento en otro.

La Radiación hace mal?

Estamos proyectados para soportar determinados niveles de radiación. Obviamente si nos exponemos a cantidades mayores podemos tener una serie de problemas que van desde una simple quemadura hasta el cáncer.

La radiación ofrece algún beneficio?

Si; la radiación tiene propiedades que pueden sernos muy útiles:

  • La radiación puede ser absorbida o atravesar la materia
  • Por la absorción de energía (en forma de calor), células y pequeños organismos pueden ser destruidos.
  • La propiedad de penetración de las radiaciones permite identificar la presencia de un radioisótopo en determinado lugar.
  • La cantidad de energía generada por la fisión nuclear es muy grande

Podemos utilizar la radiación en procesos industriales, procedimientos médicos, fármacos y en la generación de energía. Basta hacerlo con responsabilidad, hecho que no solo se restringe a la radiación.

Con este poco de información, estimamos que se puede ver que la radiación no es la villana que se dice siempre. Ella puede ser bastante útil y ofrecernos muchas ventajas. Leamos más e informémonos, antes de realizar un juicio de valor sobre su uso más amplio.

Categorías: átomo, Leyes Químicas, Química nuclear, Reacciones químicas

Realizar un comentario