Química

Antineutrinos

Publicado por Mónica González

La edición del día 8 de julio pasado, de la prestigiada revista científica Physical Review Letters (PRL) contenía un artículo polémico para la comunidad de los físicos de partículas.

Un trabajo realizado en Fermilab por un equipo internacional de investigadores ofreció indicios de que los neutrinos del muon y sus respectivos antineutrinos podrían no comportarse exactamente de la misma forma y presentar hasta masas diferentes.

Antineutrón

El estudio señaló que tal vez las diferencias entre la materia y la antimateria fuesen mayores de lo que postula el modelo estándar, el marco teórico construido en los últimos 50 años para explicar las interacciones entre las partículas subatómicas y los bloques que forman la materia.

Era un resultado sorprendente que se basaba en el análisis de información preliminar obtenido hasta junio de 2010 por el experimento Minos (Main Injector Neutrino Oscillation Search), uno de los proyectos científicos llevados adelante en el laboratorio americano, situado en los alrededores de Chicago.

El contenido del artículo, aparentemente en desacuerdo con algunas leyes de la física, conforme sus propios autores, debe ser interpretado con cautela. Al final existe un 2% de chance de los increíbles datos de Minos, puedan ser una fluctuación estadística momentánea y no reflejar la realidad de neutrinos y antineutrinos.

El 25 de agosto sin embargo, luego de casi doblar la cantidad de información procesada por el experimento en relación a los datos del artículo de la PRL, Fermilab divulgó un comunicado al público. “Medidas más exactas nos muestran que muy probablemente estas partículas y sus antipartículas no son tan diferentes como indicábamos antes. Dentro de nuestro actual campo de visión, parece ahora que el Universo se está comportando de la forma que la mayoría de las personas piensa que se comporta”, dijo en nota de prensa Rob Plunkett, científico de Fermilab y uno de los portavoces del proyecto Minos.

De acuerdo con el estudio publicado, refrendado por el tradicional proceso de revisión por pare (peer review) antes de ser aceptado, el cuadrado de la masa de los antineutrinos – los investigadores utilizan como parámetro de comparación el valor de la masa elevada a la segunda potencia y no solamente la medida de masa – parece ser cerca de un 40% mayor que el de los neutrinos.

“Pasamos casi 1 año buscando algún efecto de instrumentación que pudiese haber causado esta diferencia. Es reconfortante saber que la estadística no fue la culpable” dijo otra portavoz del proyecto Jenny Thomas.

Según las nuevas informaciones revisadas internamente por los investigadores de Fermilab a finales del mes pasado, pero aun no ha sido sometido a escrutinio de una revisión peer review, esta diferencia se redujo hoy para 16%. Existe por tanto, una gran posibilidad de que las masas de neutrinos y antineutrinos ser iguales, como sustentan los modelos físicos actualmente aceptados.

Uno de los participantes de Minos, el físico Carlos Escobar explica que la revisión de los resultados del experimento fueron encaminados de forma de evitar cualquier tipo de análisis parcial. “Todo fue hecho a ciegas y de forma automatizada”, afirma escobar, hoy profesor colaborador de una prestigiosa Universidad en Brasil (Unicamp).

“Los datos son soberanos” Sin embargo el admite que el nuevo escenario trajo alivio para los físicos, “la comunidad científica está más tranquila”. Varios experimentos internacionales que trabajan con partículas y antipartículas presuponen que neutrinos y antineutrinos tienen la misma masa para realizar sus cálculos. Cuando aparece un estudio que contradice tal precepto, como es e caso del artículo de Minos, algún pilar de la Física puede haber sido sometido a terremotos.

 

Categorías: átomo, Propiedades, química cuántica