Química

Inicio General, Propiedades, Química Orgánica Ácidos grasos omega 3

Ácidos grasos omega 3

Publicado por Ángeles Méndez

Cuando hablamos de los conocidos ácidos grasos omega 3, estamos tratando con ácidos grasos que son esenciales, es decir, sustancias que nuestro organismo no fabrica por si solo ni consigue hacerlo partiendo de otras sustancias aun siendo altamente necesarios para múltiples funciones del organismo, por lo que es vital conseguir ingerirlos a partir de la dieta. Además estos ácidos grasos son poliinsaturados, es decir, son unos ácidos grasos que contienen en su composición estructural más de un enlace tipo doble entre los carbonos que forman su cadena.

nuts-1-1115716-s

Dependiendo del lugar donde se encuentren los dobles enlaces, concretamente el primero de ellos) con respecto al carbono que contienen el metilo ( -CH3), que es el conocido como carbono omega, encontrándose al final de la cadena carbonada, se distinguen tres tipos de ácidos grasos omega, en el caso de los omega 3, el primero de los dobles enlaces se encuentra colocado, como su nombre indica, en la posición número tres.

Estos ácidos grasos poliinsaturados, pueden ser encontrados en proporciones elevadas en pescados, sobretodo el conocido como pescado azul, además de en vegetales, como diferentes semillas y frutos secos. En un inicio, a estas sustancias se les conocía como vitamina F, pero después de múltiples análisis de mayor precisión, se vio que realmente se trataba de ácidos grasos.

Experimentalmente se ha podido demostrar que consumir altas cantidades de omega-3 hace que crezca el tiempo que tarda la sangre en coagular, hecho que explica que en poblaciones que consumen alimentos ricos en este ácido graso (por ejemplo, japoneses), las enfermedades de tipo cardiovascular sean considerablemente poco frecuentes.

Otras investigaciones aseguran que el consumo de ácidos grasos omega-3 tiene excelentes beneficios en nuestro cerebro, así como su consumo en el periodo de gestación provoca óptimas influencias en el feto. Cantidades elevadas conseguiría bajar los efectos depresivos e incluso puede llegar a incrementar el rendimiento escolar.

Hoy en día se suelen enriquecer numerosos alimentos de manera artificial con omega-3, alimentos que van desde la leche a los huevos, entre otros.

Dentro de los ácidos grasos omega-3 podemos encontrar 6 tipos diferentes con una base común, el ácido linolénico ( LNA):

-Ácido α-linolénico (ALA): ácido graso de cadena corta, con nombre químico octadeca-9,12,15-trienoico.
-Ácido estearidónico (SDA): ácido graso también de cadena corta, llamado octadeca-6,9,12,15-tetraenoico.
-Ácido eicosatetraenoico (ETA): Ácido graso omega-3 de cadena larga, conocido en el mundo de la química como eicosa-8,11,14,17-tetraenoico.
-Ácido eicosapentaenoico (EPA): ácido graso de cadena larga, eicosa-5,8,11,14,17-pentanoico
-Ácido docosapentaenoico (DPA): ácido graso de cadena larga, docosa- 7,10,13,16,19-pentaenoico
-Ácido docosahexaenoico (DHA): ácido graso de cadena larga, docosa-4,7,10,13,16,19-hexaenoico.

Las fuentes naturales más ricas en ácidos grasos omega-3 son sin duda los pescados que viven en aguas frías, junto con el salmón. También el pescado azul, como la sardina o el atún. En cuanto al mundo de los vegetales, las semillas son la mejor alternativa, sobre todo las de lino, y chía, ambas de la misma familia, que cuentan con una alta concentración de omega-3, de hecho es la más alta hasta ahora conocida, en torno a un 60%. También las semillas de calabaza, o la Salvia sclarea, contienen muchos aceites con omega-3. Otras fuentes con menor contenido en porcentaje pero también muy útiles y comunes, son frutos secos como las nueces, que además algunos estudios apuntan a que dicho fruto seco es el más efectivo en cuanto al uso de bajar los niveles de colesterol en sangre, incluso más que los del consumo de pescado. Las carnes de animales criados con pasto tiene un contenido en omega-3 bastante superior que los animales criados con granos.

Categorías: General, Propiedades, Química Orgánica