Química

Plomo

Publicado por Ángeles Méndez

El plomo (Pb), es un elemento metálico que se encuentra situado en el grupo 14 de la Tabla periódica de los elementos químicos. Su número atómico es 82, y valencias 2,4, pero no se encontraba en la tabla periódica de Mendeleyev, pues este no creía que se tratase de un metal debido a la enorme elasticidad que presenta el plomo a temperatura ambiental.

Aplicaciones de los metales alcalinotérreos

El plomo es un tipo de metal de los que se conocen como, metales pesados, con un característico color plata oscuro sin mucho brillo, casi mate. Es bastante tóxico y su intoxicación recibe la denominación de saturnismo. Por lo general, suele ser un metal resistente al efecto de ciertos ácidos corrosivos, como pueda ser el caso del ácido sulfúrico o clorhídrico. El plomo tiene característica de ser anfótero, es decir, puede actuar como base o como ácido, pues consigue formar sales de plomo en ácidos y sales de tipo metálico. Además es un elemento que pude formar muchos compuestos, sales y óxidos o compuestos de tipo organometálicos.

En la industria, los compuestos formados con plomo que más utilización tienen, son los óxidos de plomo, así como los silicatos de éste y su tetraetilo. Este elemento participa en aleaciones con otros muchos metales, y de hecho, los mayores usos que se realizan con plomo suele ser a través de sus aleaciones.

El plomo tiene muchos isótopos, pero tan sólo cuatro de estos son de tipo estable, conociendose como plomo- 204 o plomo primordial, plomo-206,207 y 208. También presenta isótopos radiactivos como es el caso del plomo-210, el cual se encuentra presente en el humo que producen los cigarrillos, por lo que las concentraciones de este isótopo se presentan en mayor proporción en personas fumadoras.

El plomo no suele encontrarse en estado puro o elemental, generalmente se suele presentar como un sulfuro de plomo (PbS) en su mena más famosa, el mineral galena. También existen otros minerales de extracción importantes a nivel comercial, como son los carbonatos, en el mineral cerusita o los sulfatos en la anglesita, entre muchos otros. También es posible encontrar plomo en minerales del uranio o el torio, pues procede de manera directa de la desintegración radiactiva.

La utilización más amplia de este metal la vemos en las fábricas de pilas o baterías recargables (acumuladores). Otros usos importantes son en la fabricación del tetraetilo de plomo, que se usaba en la gasolina como plomo, revestimiento para cables, enseres de construcción, elementos de soldadura, pigmentaciones, pesos o plomadas para la pesca, juguetes ( soldaditos), y muchas más aplicaciones. Gracias a la resistencia que presenta en cuanto a corrosión se refiere, se ha utilizado ampliamente en el sector de la construcción, y en la industria química. Es resistente al ataque de los ácidos debido a que consigue formar un óxido propio a modo de capa protectora, aunque a pesar de esto consigue ser atacado por bases de tipo nitrogenado. También se usó durante tiempo como protector (pantalla) para los aparatos de rayos X. Hoy en día se trabaja en el desarrollo de compuestos de tipo organoplúmbico, para diferentes usos y mejoras de las aplicaciones de este elemento.

El plomo es conocido desde antiguo, donde se utilizaba con frecuencia debido a su gran abundancia y fácil manejo en cuanto a la fundición. Se han encontrados láminas utilizadas para la escritura, grabado y escultura de este material. Distintas culturas antiguas usaban este material en sus utensilios, decoración, armas, etc. Hoy en día, se usa este metal para cubrir distintos tipos de cableado, pudiendo ser usado para distintas comunicaciones o electricidad. También se usa mucho en la fabricación de pigmentos, aunque cada vez en menor medida.

El plomo puede causar efectos indeseables, cuando por ejemplo, a través de la corrosión de conductos, pasa al agua de consumo, sobretodo cuando el agua tiene tendencia a la acidificación, por lo cual suelen controlarse bastante los niveles de pH de las aguas. Este metal no forma parte esencial del organismo de los humanos, por lo que solamente provocaría daños cuando se ingiere, bebe o inhala. Algunos de estos efectos adversos pueden ser trastornos en la síntesis de la hemoglobina y participación en procesos de anemia, alteración de la presión de la sangre, afección de órganos como los riñones, puede provocar abortos, problemas del sistema nervioso, reduce la fertilidad, empeoramiento de la actividad normal de niños, y en cuanto al medio ambiente, el plomo se encuentra de manera natural en el, pero las concentraciones de éste aumentan considerablemente debido a la acción del hombre; el humo de los tubos de escape de automóviles, lo que hace que se concentren partículas de plomo tanto en aguas como en el terreno, pudiendo causar envenenamiento de animales, que van desde simples afecciones, a la muerte o mutaciones en el peor de los casos.

Categorías: elementos químicos, Propiedades